El sexo con robots ya es una realidad

El sexo humano robot ya no es una ficción. Si está cansado de la soltería, puede que ahorrando encuentre una pareja que no lo va a dejar en visto.

Las prostitutas podrían estar a puertas de quedarse sin empleo y los menos agraciados podrían dejar de sufrir cada fin de semana tratando de levantarse viejas que jamás les van a dar ni la hora.

La cosa ya no es un asunto de ficción, sino una realidad palpable que ha sobrepasado altamente la imaginación del guionista de la película. A principios del 2017 y dándole el mismo nombre de la novia virtual del deprimido Twombly, el español Sergei Santos comenzó el desarrollo de Samantha, una sexbot a la que “le encanta que la acaricien y la toquen”, según palabras de su daddy.

Samantha, que es una versión interactiva de las muñecas sexuales realistas, responde al contacto físico, tiene conversaciones básicas, una base de datos de 2 mil y tantos chistes y tres modos: romántico, familiar y sexy. Sin embargo, el que parece haber metido el golazo en el mundo de la innovación de juguetes sexuales es Matt MacMullen, dueño de Realbotix, otra empresa, establecida en California, que dedicada a suplirle los deseos sexuales y de compañía a miles de almas solitarias alrededor del mundo. Harmony tiene el cuerpo estático de una muñeca sexual realista, con sensores que responden al contacto y la estimulación y una cabeza con funciones de expresiones faciales, movimientos de cuello, labios y hasta parpadeo.

Aunque ahora el asunto pueda parecer descabellado, de acuerdo con las predicciones del futurólogo Dr. Ian Pearson, para el 2050 el sexo con robots será mucho más común que entre humanos.

Así las cosas, mientras en Barcelona la compañía de muñecas sexuales realistas Lumidolls ofrece sus servicios por 80 euros la hora en una casa de citas y los burdeles parisinos han entrado a competir con mujeres simétricamente perfectas de silicona hipoalergénica. Las relaciones entre humanos y robots, que parecían mera ficción hace algunas décadas, están a punto de empezar a llegar por FedEx a miles de solitarios deseosos del mundo. Y usted, ¿se anima?

Tags from the story
,
Written By
More from jcec

Todos los cursos de Google con certificación gratuita

Marketing Digital, Comercio Electrónico, Desarrollo de Apps, Emprendimiento, Productividad Personal, y mucho,...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *